Esther Pérez de Tudela

“Es fantástico, muy seguro. Evita que los niños se caigan por la ventana pero es fácil de quitar en caso incendio, nos da más tranquilidad que las rejas. Estéticamente queda mucho mejor, entra más luz y la red casi no se ve desde la calle. Además, nos ha salido mucho más económico que las anteriores rejas (aproximadamente 200 € más barato). Por todo ello, recomendamos su uso.”